Padres de la Iglesia

 

La Iglesia Evangélica Presbiteriana está de acuerdo con lo que dijeron los “Padres” de la Iglesia (teólogos y escritores cristianos de los siglos II a IV), en todo lo que dijeron que estuvo de acuerdo con la enseñanza de la Biblia; está claro que cometieron errores como falibles que eran; aunque no les miramos como infalibles ni les rendimos culto, sin embargo, reconocemos que hicieron una gran contribución al refutar y denunciar el inicio de prácticas que se hicieron más tarde como costumbres y tradiciones pero que violaban el entendimiento correcto de la Biblia. Si estos buenos hombres viviesen hoy, por cierto se escandalizarían viendo cosas que ellos mismos a su tiempo las rechazaron.

 

Veamos un breve recurrido de algunas enseñanzas de Padres de la Iglesia:

  • Acacio (322-432) dijo que Dios no come ni bebe, así que El no necesita de platos y cálices.

 

  • Ambrosio por su vez proclamó que el Sacramento de la Eucaristía/Santa Cena no debería ser celebrado con uso de oro o plata, ya que eso no agrada a Dios. Aun dijo que los cristianos deberían, tras sepultar a los muertos, dejarlos en paz, o sea, que las prácticas de la Iglesia no envolviesen plegarias por ellos o pedir algo a Dios en nombre de los muertos.

 

  • Para Agustín de Hipona un clérigo no se debe vivir disfrutando de los bienes de las otras personas aunque sea constante en los estudios y en las oraciones.

 

  • Epifanio (315-403) exclamó que “es una horrible abominación tener una imagen de Cristo o de algún “santo” en un templo cristiano”.

 

  • Gelasio enseñaba que aquellos que, en la Eucaristía, participaban del pan y se abstenían de la copa fuesen excluidos de la participación en este Sacramento. Así también Cipriano dijo de que no se negara a los cristianos “la sangre del Señor” (la copa de la Santa Cena).

 

  • Para Pafnuncio los Ministros de la Iglesia deberían casarse; “castidad” para él era tener la compañía legítima de una esposa; en el Concilio de Nicea (325) Pafnuncio fue uno de los que trajeron claridad sobre el tema: "Que el clero podía y debía seguir siendo casado como el Señor Jesús lo había establecido al haber escogido hombres casados para el Santo ministerio”. Pero él no estaba solo en su enseñanza; de igual opinión eran Juan Crisóstomo, Ambrosio, Epifanio y Bernardo.

 

Nosotros no intentamos ignorar los Padres de la Iglesia, al revés, nuestras prácticas están de acuerdo con lo que dijeron Bernardo, Juan Crisóstomo, Epifanio, Cipriano, Pafnuncio, Acacio e muchos otros que defendieron la Iglesia de ideas y prácticas extrañas a la Escritura.

 

Aquellos que valoran los Padres y sus intentos de preservar la Iglesia de los errores no tendrán dificultad en asistir a la Iglesia Evangélica Presbiteriana de España. 

 

 

 

Fuente: CALVINO, Juan. 1999. Institución de la Religión Cristiana. Barcelona: Felire.

 

 

Contacto:

Iglesia Evangélica Presbiteriana Don Benito

 

 

Av. Constitución 58 (Pasaje)
06400 Don Benito