Éxodo 20.1-17 - SOLA SCRIPTURA

 

10 mandamientos (escritos): esta es la Ley, andad por ella, observarla en todas las cosas

Josué: no cese de meditar en la Ley y no desvíes de ella ni para la izquierda ni para la derecha (1.7, 8)

Jueces: reforma espiritual

 

Monarquía: templo Salomón rollo de la Ley hallado y leído, trajo reavivamiento

Salmos 119: 9, 18, 50

Profetas: vuelvan a la Palabra/Ley, están quebrantando los mandamientos

 

AT: PALABRA REVELADA, ESCRITA, PUBLICADA Y ANUNCIADA ERA LA REGLA MAXIMA, AUTORITATIVA PARA QUE EL PUEBLO VIVIERA POR ELLA

 

Jesús: no he venido para revocar la Ley, mas cumplirla – AT como base de sus acciones

Mateo 4: está escrito…

Las Escrituras no pueden fallar, es la verdad de Dios – Juan 17.17

Apóstoles: base AT y Jesús

Tesalonicenses: ustedes recibieron mi enseñanza como Palabra de Dios

Pablo: 2 Timoteo 3.14-17

 

Problema: 3 y 4 siglos – dejaron la Escritura…

Papa infalible: tradiciones, purgatorio, mediación de los santos, adoración a Maria, idea de Misa en lugar del culto, etc.

 

Reformadores: Lutero, 20 años: no había cogido en sus manos una Biblia

“Al menos que se me convenza mediante testimonios de la Escritura, y claros argumentos de la razón, — porque no le creo ni al Papa, ni a los concilios, ya que está demostrado que a menudo han errado y se contradicen entre ellos —, estoy vencido por los textos de la Sagrada Escritura que he citado, y mi conciencia está ligada a la Palabra de Dios”.

 

Juan Calvino: Palabra es el medio más seguro y accesible para conocerlo.

Si nos desviamos de la Palabra, no importa el rumbo que tomemos, nunca jamás llegaremos a nuestra meta, pues estaremos andando fuera del camino.

Biblia escrita: entendimiento humano olvidase fácilmente de Dios y se deja arrastrase por el error, por eso la doctrina celestial se nos fue dada por escrito

SOLA SCRIPTURA – para no abrir la puerta para doctrinas extrañas a la Escritura

La Biblia (66 libros): ES TODO LO QUE UN CRISTIANO NECESITA EN MATERIA DE FE Y DE PRACTICA

 

Biblia: por encima de Concilios, de teólogos, de imaginación humana, de las afirmaciones de la Ciencia, cultura, entretenimiento, etc…

 

1 – La Iglesia no creó la Biblia, la Biblia creó la Iglesia - “Creemos, que esta Santa Escritura contiene de un modo completo la voluntad de Dios, y que todo lo que el hombre está obligado a creer para ser salvo se enseña suficientemente en ella… Tampoco está permitido igualar los escritos de ningún hombre -a pesar de lo santos que hayan sido- con las Divinas Escrituras, ni la costumbre con la verdad de Dios (pues la verdad está sobre todas las cosas), ni el gran número, antigüedad y sucesión de edades o de personas, ni los concilios, decretos o resoluciones; porque todos los hombres son de suyo mentirosos y más vanos que la misma vanidad. Por tanto, rechazamos de todo corazón todo lo que no concuerda con esta regla infalible…”

 

2 – Cuidados:

  1. La Biblia es suficiente – no hace falta repetición de los eventos sucedidos en ella

 

  1. La práctica litúrgica de la Iglesia es fijada por la Escritura solamente; así que no debe haber prácticas extrañas en su liturgia

 

  1. Muchos abandonan la Biblia en búsqueda de una relación con Dios “abierta” – pero Dios se revela en la Escritura, es por allí que lo conocemos

 

El trabajo del Espíritu Santo en la experiencia personal no puede estar desconectado de La Escritura

 

  1. Aprenda a pensar bíblicamente – construya y edifique su vida según las enseñanzas de la Biblia (matrimonio, negocios, noviazgo, Iglesia, etc) – Efesios 4.14-16

 

 

 

 

Pero El respondiendo, dijo: Escrito está: ``NO SOLO DE PAN VIVIRA EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS.

 

IMPORTANCIA DEL DEVOCIONAL

 

Costumbre: empezar el día ya a 100 kms por hora – niños, colegio, trabajo, desayuno, etc…

 

Cristianos NO TIENEN HABITO DE HACER EL DEVOCIONAL

 

Que es devocional: LER LA BIBLIA Y ORAR (PREFERENCIALMENTE POR LAS MAÑANAS)

 

Daniel: oraba 3 veces al día

David: salmo 42.1, 2

Jesús: siempre se retiraba para orar: DEVOCIONAL

Lutero: 3,4 horas al día

Jonathan Edwards: 3 días en ayunas y oración – floresta pasaba hasta 3 horas prostrado clamando al Señor – leía el mensaje, se agarraron a los bancos con temor de Dios

Hudson Taylor: nunca el sol nación en China sin que él estuviera orando

Mt 4: tras 40 días en ayunas y en oración, Jesús fue tentado a abandonar la cruz y a compincharse con Satanás. Utilizó su conocimiento biblico y la oración para rechazar a satanas y cumplir el plan de Dios.

Mt 4.4 – Pan: Israel/España: habitual en todas las refecciones 7 necesario, fundamental, prioritario.

 

Jesús añade: ALIMENTAOS DE LA PALABRA DE DIOS

  • ORE Y LEA LA BIBLIA TODOS LOS DÍAS, ESPECIALMENTE POR LA MAÑANA

Salmo 5.3

  • ORACIÓN NO ES PARA SER UTILIZADA SOLAMENTE EN MOMENTOS DIFICILES, ES PARA DESARROLLAR NUESTRA RELACIÓN CON DIOS

 

 

 

CONOCER A DIOS – JUAN 3

Conocer la verdad esencial de la vida – el eje integrador: DIOS

 

Actualidad:

1) Razón – ética, permisividad, depravación

 

2) Emoción: drogas, esoterismo, orientalismo, éxtasis (una unión emocional con algún dios, inducida por las luces, la música, el incienso y posiblemente las drogas. En el presente, el mismo enfoque ha aflorado en el culto a las drogas, el redes cubrimiento de las religiones orientales, la meditación trascendental, el movimiento del potencial humano y otras prácticas que supuestamente "expanden la mente".

Este enfoque moderno también presenta varios problemas. En primer lugar, la experiencia no es duradera. Es pasajera. Cada intento de comprender la realidad mediante experiencias emocionales promete alguna clase de "éxtasis". Pero este "éxtasis" va seguido inevitablemente de una "depresión", con el problema adicional de que se requiere de un estímulo cada vez más intenso para

que se repita la experiencia. Finalmente esto acaba en la autodestrucción o en una desilusión aguda.

 

Llamar fariseo a Nicodemo era describirle como un hombre recto, honrado, bien preparado en la ley y en la historia y tradiciones de su pueblo, confiable, honesto, responsable, bien educado, cortés y culto.

 

II) DEPENDE DEL PROPIO DIOS – V.3

 

3.3: de cierto, de cierto: una formal proclamación que reclama ser la verdad

Ser nacido de agua y el Espíritu se refieren a los aspectos externos e internos de la regeneración. Los dos aspectos son necesarios, indispensables, para ver y para entrar en el reino de Dios.

Semejante al nacimiento carnal, en la carne, experimentamos que somos carnales: vivimos en la carne. Después de nacer por el Espíritu, vivimos por el Espíritu. Por nacer de la carne, somos carnales: nacidos por el Espíritu somos espirituales. Entonces, dice Jesús a Nicodemo, no debe

sorprenderte que sea necesario que nazcas de nuevo. Igual que con el viento, no lo vemos soplar, pero escuchamos el sonido y vemos los resultados.

 

Para ver el Reino de Dios, según lo que dices, tengo que hacer lo que no puedo hacer. Lo que pones como requisito para ver el reino de Dios me es imposible, y lo es para todos los otros también.

 

Ahora bien, el nacer no es algo que una persona haga. No le decimos a los bebés, antes de nacer, ―vete a nacer; de acuerdo con la Biblia, el conocimiento de Dios sólo tiene lugar cuando también tenemos conocimiento de nosotros mismos y de nuestra profunda necesidad espiritual, y cuando va acompañado de la aceptación de la gracia divina para suplir nuestra necesidad mediante la obra de Cristo y la aplicación de dicha obra en nosotros por el Espíritu de Dios.

El conocimiento de Dios tiene lugar en un contexto de piedad, adoración y devoción cristianas. La Biblia nos enseña que el conocimiento de Dios tiene lugar (cuando tiene lugar) no tanto porque nosotros busquemos a Dios, porque no lo buscamos, sino porque Dios se revela a sí mismo a través de Cristo y de las Escrituras.

 

Para percibir (ver) el reino, es menester identificar el Rey. Nadie puede ver el reino sin conocer (ver, percibir e identificar) al Rey.

Y nadie puede entrar en este reino sin pertenecer y participar en Él por la fe, lo cual es obra del Espíritu Santo. Para esto es necesario el otro nacimiento

 

Efesios 2.1; Tito 3.4-7

 

La fe en Dios: premisa básica del Evangelio

 

Al pasar y fijarme en sus lugares sagrados, encontré incluso un altar con esta inscripción: A UN DIOS DESCONOCIDO. Pues bien, eso que ustedes adoran como algo desconocido es lo que yo les anuncio. El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él es Señor del cielo y de la tierra. (Hechos 17:23,24)

 

Cuando el Ap. San Pablo estuvo en la ciudad sede de la filosofía griega (Atenas), empezó a predicar el Evangelio a partir de un principio basilar: ¡la realidad de la existencia de Dios! Los griegos tenían una idea cercana sobre la existencia de una divinidad especialmente con Platón y sus seguidores, pero como había muchas incertidumbres ellos erigieron el altar al “Dios Desconocido”. Algunos griegos creyeron en el mensaje: la realidad de la existencia de Dios, la realidad del pecado, la solución de Dios para el pecado a través del envío de Jesucristo y la necesidad de contestar al mensaje cristiano (ver Hechos cap. 17.23-36).

 

A partir de ahí el mensaje llegó en cada rincón de Europa y cada vez más personas creían en el Evangelio. El Imperio Romano oscilaba entre tolerar y perseguir la Iglesia naciente y a través de la persecución ella se quedó fiel a sus principios bíblicos.

 

Esa creencia en la existencia de Dios fue el eje fundamental del Occidente durante siglos y produjo un sistema de coordinadas universales y absolutas que el ser humano utilizaba para regirse, como definir lo que es bueno y lo que es malo o diferenciar entre el bello y el feo. Poco a poco ese eje fue siendo perdido debido a muchos factores. Personas crueles utilizaron perversamente el nombre de Dios durante la Historia creando en muchos un rechazo a la idea de un Dios personal y Creador. Algunos sucesos como las dos Grandes Guerras, el tráfico de personas, la Inquisición, las Guerras de Religión, el hambre en África, la Ilustración, etc, hicieron que el ser humano se decepcionara con la fe y se alejara de ella. Otro factor relevante para ello fue el aporte de algunos pensadores como Ludwig A. Feuerbach (la figura de Dios es una proyección humana frente a su propia fragilidad), Karl H. Marx (la vida es solo materia y la creencia en Dios es una invención de los poderosos para amenazar el pueblo), Friedrich W. Nietzsche (el Cristianismo es una idea de débiles y frustrados, pues ideales como misericordia y perdón son temas contrarios a aquellos que buscan la victoria; llegó a afirmar que “Dios ha muerto”), Sigmund S. Freud (la creencia en Dios fue creada en la antigüedad por hijos que mataron y comieron su padre tirano y ahora sufrían con el complejo de culpa; para él la fe en Dios y el ejercicio de una visión espiritual es algo inherente a gente infantil e inmadura que no saben afrontar solos los problemas de la existencia humana).

 

Es verdad que hubo muchos errores en distintos segmentos que supuestamente hablaron en nombre de Dios y sembraron nada más que horror y muerte, deturpando el carácter de Dios y presentándole como un déspota despiadado, tirano sanguinario o el mantenedor del status quo; pero eso no nos exenta de buscar conocer a Dios y rechazar los falsos profetas y embusteros de plantón. Para ello cada uno puede y debe examinar libremente las Escrituras.

 

Con el avance del ateísmo nuevos dioses fueron presentados como potenciales substitutos de la creencia en Dios: la teoría de la Evolución con su Madre Naturaleza, el Estado absoluto, el Mercado y su “mano invisible”. Pero lo más asombroso fue la elevación de la Ciencia a un rango de método infalible para decidir sobre lo que se debe creer o no (Cientificismo), algo totalmente contrario al pensamiento de la mayoría de los inventores del método científico, una vez que ellos buscaban glorificar a Dios estudiando Su Creación para convertir sus descubrimientos en pro de la actividad humana. Actualmente hay muchos pensadores que se esfuerzan por borrar de la faz de la Tierra todo rastro de la creencia en Dios basándose en supuestas evidencias científicas, pero ellos tienen sido adecuadamente rebatidos por varios cristianos insignes de nuestro tiempo.

 

Con la pérdida de la fe en Dios, toda la cultura occidental está actualmente al borde de su ruina, pues como afirmó Fiodor Dostoievski en su obra Los hermanos Karamazov (1879) Si Dios no existe, todo está permitido”. El Occidente perdió su punto principal y ahora cono un grande transatlántico sin timón está desgobernado y chocándose constantemente con todo tipo de obstáculo.  Miles caminan creyendo en el relativismo y en el nihilismo actuales, resultado del rechazo gradual de la creencia en la existencia de Dios. Al decir “NO” a Dios el ser humano se proclamó su propio dios y estableció su propio código de conducta, sus 10 mandamientos que en la verdad su resumen es “hagáis lo que te dé la gana”. Pero sin Dios no hay absolutos morales y tampoco hay conocimiento del cierto y del error. Esa forma desenfrenada de vivir está llevando a la destruición de la vida humana y del planeta, una vez que la fe en Dios siempre fue el principio utilizado para definir el límite de la acción humana, es decir, “Todo está permitido, pero no todo es provechoso. Todo está permitido, pero no todo es constructivo”. Cuando uno dice “NO” a Dios, ya no le queda base teológica o filosófica para definir hasta dónde puede llegar y así ya no hay más “frenos” y todo lo destructivo pasa a ser parte de la vida humana en un falso y engañoso ideal de “libertad”. Esa libertad es vana porque presupone que el ser humano es autónomo, auto-creado y por lo tanto él puede crear sus propias normas y leyes. Da igual vivir como Teresa de Calcuta o como Adolf Hitler. Es totalmente indiferente matar o amar alguien. La subjetividad pasa a ser el principio para definir como uno debe vivir. En un Universo sin Dios no hay porque condenar la guerra, la opresión, los crímenes y el mal. La visión bíblica de Dios fue repudiada por ser demasiadamente restrictiva hacia la libertad humana y por impedir el pleno desarrollo de la vida humana, o por lo menos eso piensan los neo-ateos.  Hay por todos los lados una brutal desesperación y una tremenda desesperanza, que es exactamente el abandono de una contestación adecuada y unificada para el conocimiento y la vida. La gran mayoría de habitantes del mundo occidental hoy son mejores alimentados, tienen las mejores casas y disfrutan de una buena asistencia médica se comparados con las personas que vivieron en otras épocas de la Historia. Sin embargo, parecen ser las personas más temerosas, fragmentadas, solitarias, supersticiosas y parece ser aun la generación más aburrida de la Historia. Viven de IPhone en IPhone, cambiando constantemente de ordenador, buscando experiencias sinfín, en un remolino frenético de actividades sin propósito. Según G. K. Chesterton, si el ser humano da la espalda a Dios, él no solamente empieza a no creer en nada, sino que pasa a creer en todo pues intentará rellenar el vacío dejado por el ateísmo con otros “dioses”. Citando André Malraux, exministro de Cultura de Francia: “Los teólogos nos anunciaron la muerte de Dios; nosotros, los que quedamos, nos toca anunciar la muerte del ser humano”. Sin Dios y sin esperanza, al ser humano nada más queda sino coger los añicos de su fragmentada vida e intentar juntarlos otra vez para luego darse cuenta de que eso no es posible pues falta la esencia que da pegamento a toda la pieza: la realidad de la existencia de Dios.

 

Es justamente por ello que somos convocados a volver nuestros ojos para la Escritura con esperanza y hallar socorro para ocasión oportuna. El mensaje cristiano empieza con esa premisa: ¡DIOS ES REAL! Ese mensaje trajo significado y esperanza a los europeos del primer siglo. El Ap. Pablo les dijo quién es Dios y les enseñó sus normas y leyes para bendecir la vida humana e impedir su destrucción. Les anunció que es lo que Dios requiere de los seres humanos además de enfatizar que por sernos todos creados por Él le debemos obediencia, respeto, reverencia y adoración. El principio del mensaje cristiano es “Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra”.

 

Dios trae significado a la existencia humana y torna posible una visión integral de la vida. La fe en Dios durante siglos impulsó la economía de Europa además de producir temor y una alta concepción de la vida humana y animal. Los barbaros invasores fueron transformados en esforzados granjeros y cambiaron su forma de vivir, abandonando la guerra y el robo y pasando a trabajar la tierra; universidades fueron creadas; ciudades florecieron y crecieron bajo esa premisa. Así emergió la sociedad europea y hubo gran crecimiento. Hubo un gran desarrollo de las ciudades y los sindicatos surgieron para proteger los intereses de los artesanos y poco a poco fue creando espacio ideales de un gobierno representativo. Mas tarde la Reforma Protestante produjo un avance espectacular en la formación cultural tornando posible las democracias libres, revitalizando Europa y librándola del yugo de monarquías absolutistas y del yugo religioso opresor.

 

Que volvamos nuestros ojos a esa premisa que moldeó Europa y la hizo grande: la fe en Dios. Que Dios no nos sea “desconocido” como lo era para los filósofos griegos que se creían tan conocedores de los misterios de la vida. Que Él nos sea conocido, crido y obedecido a través de su más grande demostración de amor a la humanidad: El envío de Jesucristo, Su eterno Hijo para librarnos, mediante la fe y el arrepentimiento, de la desesperanza actual y eterna. En Dios es posible saber quiénes somos y lo que estamos haciendo en ese planeta y lo que hay reservado para los que Le aman y obedecen. Dios es el Altísimo, Creador, Maestro, Padre, Salvador, Pastor, Roca, Castillo fuerte, Consejero, Dios Eterno, Justicia y Paz. La advertencia de Moisés es muy actual: ¡Desertaste de la Roca que te engendró! ¡Olvidaste al Dios que te dio vida! (Deuteronomio 32:18).

 

 

 

 

 

 

 

Mateo 22.34-40 – AMAR A DIOS

 

No hay neutralidad cuando se refiere a Dios

 

1 – Contraria: Dios no existe; es una leyenda, un mito, una fantasia, un cuento de hadas y una fuente de ganancia para los exploradores de la fe; una invención establecida por los que no saben afrontar el sufrimiento y la muerte

Carlo Marx: Jesús es un mito; todo es materia; Solamente cuando Dios es reducido a nada, el ser humano podrá ser todo”.

Ludwig Feuerbach: Dios es una proyección: ser humano impotente delante de las dificultades entonces “creó” la figura de un Dios Todopoderoso que lo protege.

Federico Nietzsche: Jesús es un fracasado; misericordia, perdón, amor son ideas de los débiles. El super hombre!!! – Dios ha muerto: sin necesidad de Dios en un mundo de tantos avances tecnológicos.

Segismundo Freud: ser humano es una máquina sexual – Dios fue creado por el sentimiento de culpa en un pasado lejano; en una tribo hijos asesinaron su violento padre y lo comieron en un ritual; luego tuvieron sentimiento de culpa y crearon la idea de un Dios que seria el padre asesinado – fe: infantilidad e inseguridad

 

2 – Intermedia: no hay certeza si Dios existe o no – hay miedo de creer y miedo de no creer.

 

3 – Favorable: certeza que Dios existe por la fe. Dios: Creador, Maestro, Padre, Salvador, Pastor y el creyente tiene temor, respeto, reverencia, aunque no hay miedo ni ahora ni en el futuro.

 

Contexto

Mateo, tema central: Jesús como el Rey Mesías. Escribe Mateo a los judíos presentando a Jesús a través del cumplimiento de las Escrituras del AT como el Mesías esperado por siglos

Cap. 22: Jesús no había correspondido a lo que esperaba el Pueblo judío – ellos anhelaban un Salvador terrenal que les liberaría del yugo romano. Aquí Jesús es rechazado definitivamente por el liderazgo del pueblo de Israel

Jueves antes del domingo de Pascua los adversarios le tendieron una trampa a través de preguntas capciosas. Un fariseo le pregunta sobre la Ley: v.36.

Shema:

“Escucha, oh Israel, el Señor es nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza” (Deuteronomio 6:5).

 

Esencial para Jesús: AMAR A DIOS – AGAPE – amar con acción; hacer todo lo posible para agradar a la persona amada; amor sacrificial.

 

El mandamiento de amar a Dios significa que uno debe deleitarse en él y admirarlo por sobre todas las cosas y sentirse feliz con su compromiso de obrar con todo su poder por su pueblo.

 

Corazón: emoción (totalidad del ser) – ejemplo: mi pareja, mis amigos, TODO LO QUE NOS HACE EMOCIONAR.(Ana: llorando en oración pidiendo un hijo)

Alma: voluntad – ACTITUD, DETERMINACIÓN, GANAS (esfuérzate, sé valiente)

Mente: intelecto – FE BIBLICA ES RACIONAL; no hay dificultad de la Ciencia con la fe. Buscar conocer más a Dios (crecer en la gracia y en el conocimiento de Jesucristo)

 

Problema:

A veces vivimos “amando” a Dios con nuestra emoción solamente

Con nuestra voluntad solamente

Con nuestra mente solamente

 

Amor a Dios involucra todo con toda capacidad que uno posee.

 

Amas a Dios y hace lo que quieres.

 

¡Amamos a Dios porque Él nos amó primero por medio del envío de Jesús!!!

 

¡NO HAY COSA MÁS IMPORTANTE QUE ARREGLAR NUESTRA RELACIÓN CON DIOS!

 

Rom 5.8; Juan 3.

 

Salmo 121

CONFIAR EN DIOS EN TIEMPOS TURBULENTOS

 

Problemas variados- inseguridad- avance del mal/xenofobia - avance de la blasfemia- económico- Isla.

 

DEPENDER UNICAMENTE DE DIOS – V.1,2

 

Salmo del viajero – peligro del viaje (robos, sol fuerte, lunático, tormenta de arena, plagas, enfermedades, etc).

 

Si El no me ayudar, ninguna criatura lo hará; si Él me ayudar, Ninguna criatura puede impedirlo o herirme.

 

El envía Su ayuda en Su manera y en Su tiempo.

Montes, templo: en Jerusalen y en Siòn _ MUY LEJOS

 

PREGUNTA: debo depender de los poderes de la tierra, de la naturaleza, de los príncipes?

NO – v.2

 

Èl hizo el mundo de la nada! ¡Él gobierna!

Salmo 20.6-8

 

Israel en desierto ‘ delante Faraón, detrás montañas – DIOS ABRIÒ EL MAR.

 

Peligro: PONER NUESTRA CONFIANZA EN LOS MEDIOS SECUNDARIOS

¡ELLOS SON INSTRUMENTOS DE DIOS, Y NO LA CAUSA DE NUESTRO LIBRAMIENTO!

 

Libertos del pecado y de satanás – Efesios 2.1-6

 

1 Pe 2.11- Peregrinos y forasteros: NO ESTAMOS EN NUESTRO HOGAR, ESPERAMOS NUEVOS CIELOS Y NUEVA TIERRA DONDE HABITA JUSTICIA.

 

En nuestra andadura, DEPENDAMOS DE DIOS Y NO DE LAS COSAS FISICAS O MATERIALES.

Juan 14.1: CONFIAR EN DIOS SIGNIFICA HACERLO A TRAVÈS DE JESUCRISTO (CREÉIS EN MÍ).

 

Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.

 

¿EL NUEVO TESTAMENTO ES UN RELATO HISTORICO O UN CUENTO DE HADAS?

 

En el siglo XIX los críticos libelares alemanes de la escuela de Tubingen empezaron a propagar que el Nuevo Testamento (NT) no es un documento histórico fiable y que tampoco fuera escrito en el siglo I. Sometieron el NT a un análisis bajo los auspicios de la Ilustración y con sus nuevas afirmaciones pretendían desacreditar el documento más importante de la fe cristiana teniéndolo como no-histórico. Según ellos, mucho de lo que hay en el NT fue añadido por la Iglesia Primitiva (siglos I a IV). Muchos actualmente repiten acríticamente estas teorías o por desconocimiento del griego koiné usado para escribir el Nuevo Testamento o por pensaren que está de moda tal argumento, evidenciando así un profunda ignorancia del estudio serio y criterioso del Nuevo Testamento, especialmente frente a los recientes hallazgos arqueológicos.

 

El Antiguo Testamento registra los preparativos para la venida del Mesías, el Redentor. El Nuevo Testamento, empezando con los Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) registra Su venida (encarnación, ministerio, muerte y resurrección). Hechos de los Apóstoles registra la propagación del Evangelio hacia todo el mundo del siglo I. Las Cartas explican el Evangelio y sus implicaciones en la vida de los creyentes. Apocalipsis describe la segunda y definitiva venida de Jesús, la consumación de su victoria sobre toda oposición y el establecimiento eternal de su reino. El Nuevo Testamento fue escrito por testigos oculares o por aquellos que registraron sus palabras. El arqueólogo William F. Albright dijo: “en mi opinión, cada libro del Nuevo Testamento fue escrito por un judío convertido a la fe cristiana y bautizado entre los años 40 y 80 del primer siglo”. Los hallazgos arqueológicos confirman con profunda exactitud las citaciones bíblicas de los sitios, sucesos y personas. El famoso arqueólogo judío Nelson Glueck dijo que “ningún hallazgo arqueológico nunca jamás contradijo una única referencia bíblica”. Las fechas, sucesos y personas descritas en el NT son totalmente históricas.

 

Son 27 libros cuya autenticidad e historicidad supera otros clásicos de la literatura mundial. Hay más de 5000 manuscritos del NT datados del principio del siglo I. Es de lejos el documento antiguo más auténtico. La Ilíada, de Homero, dispone solo de 457 papiros. La obra Annales, del historiador romano Tácito, cuenta con un solo manuscrito del siglo XIX.

Los Padres de la Iglesia (líderes de la Iglesia cristiana que vivieron entre los siglos I y VI) dan abundante testimonio de la antigüedad del NT en sus citaciones. Con las citaciones de Orígenes (254 d.C) se puede reconstituir todo el NT sin hacer uso de los manuscritos. Sin hablar de las traducciones antiguas como la Latina cuya traducción empezó en 150 d.C y hay más de 1000 manuscritos de ese latín antiguo.

 

Las evidencias arqueológicas e históricas referente a sitios y nombres mencionados en el NT confirman su confiabilidad histórica. No hay discrepancias ni contradicciones. Los escritores tuvieron mucho cuidado con las citaciones, buscaron ser profundamente exactos y sinceros, especialmente el historiador y medico Lucas: “Muchos han intentado hacer un relato de las cosas que se han cumplido entre nosotros, tal y como nos las transmitieron los que desde el principio fueron testigos presenciales y servidores de la Palabra. Por lo tanto, yo también, excelentísimo Teófilo, habiendo investigado todo esto con esmero desde su origen, he decidido escribírtelo ordenadamente, para que llegues a tener plena seguridad de lo que te enseñaron” – Ev. Lucas 1.1-4.

 

El NT siempre estuvo bajo la implacable pesada artillería de los que intentan a toda costa destruir su credibilidad. El mensaje neo testamentario es inaceptable para los post modernos adoradores del dios Ciencia y de la madre naturaleza. El intelecto humano en su nefasto intento de alejarse de Dios y de vivir sin Él siempre buscó menospreciar el NT mismo sabiendo que el ha sido, junto con el Antiguo Testamento, moldeador de la civilización occidental y creador de la libertad socio política de los países desarrollados (especialmente con el aporte de la Reforma Protestante). Su mensaje central de que todo ser humano debe rendirse al señorío de Jesucristo mediante fe y arrepentimiento más la certidumbre de que Él volverá para dar retribución a los que no conocieron a Dios ni obedecen a su evangelio suena demasiado agresivo a la sociedad actual acomodada en sus acríticas tradiciones y rituales. El ataque al NT seguramente seguirá implacable, pero como dijo Juan Calvino: “el Evangelio es un yunque que ya ha rompido muchos martillos”.

 

¿DE QUIEN ES EL EVANGELIO?

Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios – Romanos 1.1

 

En el año 56 d. C, el Apóstol Pablo quería venir a España predicar el Evangelio y por eso escribió esa carta a una iglesia que estaba en Roma planteándoles ser su base para luego emprender viaje. España era la más antigua colonia romana en el occidente y el principal bastión de la civilización romana en esa región.

 

¿Pero que es el Evangelio? En resumen son las buenas nuevas/noticias – Jesucristo murió por nuestros pecados, fue sepultado, resucitó y ahora puede salvar todo aquel que cree en Él. La deuda contraída por Adán y Eva (si, son reales, no metáforas) fue pagada por Jesús y ahora mediante la fe en Él, es posible otra vez disfrutar de la comunión con Dios.

Pronto el apóstol de los gentiles aclara que ese Evangelio “es de Dios”. Dios es su autor y su propietario. Ese proyecto fue concebido en la eternidad y plasmado en la Historia mediante la encarnación, muerte, crucifixión, resurrección y glorificación de Jesucristo, quedando aún su segunda e definitiva venida al mundo. Ese proyecto no es resultado de la inteligencia humana, pero fue creado en los cielos.

 

Durante la Historia la Biblia fue abandonada por los que deberían seguir predicando ese mensaje. Con eso surgieron miles de prácticas y ceremonias extrañas que harían temblar a Pablo y a los demás apóstoles. Una de esas prácticas fue el crecimiento de una institución que se otorgó a sí misma la propiedad del Evangelio. Nadie estaba exento de sus garras. Si alguien no se cuadraba, la amenaza de la excomunión lo haría pensar dos veces y por fin retractarse. Las personas estaban sometidas a su señorío desde antes de nacer e incluso después de la muerte. Todo eso apoyado por la ocultación de la Biblia a la gente sencilla. Como la mayoría de la gente no sabía ni leer, se quedaba muy cómodo para los “expertos” predicaren lo que les daba la gana y decir que eso era el Evangelio.

En ningún momento las Escrituras reflejan que Dios otorgó Su mensaje a ninguna institución. Ninguna Iglesia es el Evangelio. Ninguna Iglesia es la dueña del mensaje evangélico. El Evangelio es mucho más grande que una Iglesia. El Evangelio es la Persona de Jesús, pero hay distinción entre Jesús e Iglesia, no son lo mismo y no se debe confundirlos.

 

Actualmente miles de personas sinceras creen estar oyendo el Evangelio pero lo que oyen es una caricatura barata del mensaje predicado por Pablo y por los demás apóstoles. Esa enseñanza dañina de que el Evangelio es propiedad de una institución es una de las mentiras más perjudiciales que uno puede creer porque además de privarlo de oír el verdadero mensaje se le impide disfrutar de la gracia y del amor de Dios manifestado en Su Hijo Jesucristo a través de amenazas típicas de la Edad Media.

 

Cabe recordar al insigne extremeño Cipriano de Valera que en 1596 tras revisar la traducción del Nuevo Testamento al español de otro ilustre extremeño, Casiodoro de Reina, escribió:  “Cristiano lector, aprovechaos de este mi trabajo y rogad a Dios, juntamente conmigo, que haga misericordia a nuestros españoles que no solamente lean la Sagrada Escritura, sino que, creyéndola, vivan conforme a ella. Y sean salvos por medio de Aquel que es nuestro único y solo Salvador. Al cual, con el Padre y con el Espíritu Santo, sea honra y gloria para siempre jamás. Amén”.

 

Extremeños ilustres

 

Casiodoro de Reina nació en Montemolín, Badajoz, en 1520; estudió en la Universidad de Sevilla y se hizo fraile Jerónimo en el Monasterio San Isidoro del Campo en Sevilla; allí, tras leer el Nuevo Testamento introducido por el cordobés Juan Pérez de Pineda, se percató de la necesidad de que la Biblia fuera accesible a su gente en un lenguaje cotidiano e inteligible, así que puso las manos a la obra en el proyecto de traducción de la Biblia (hebreo, arameo y griego) al español.

 

La Inquisición siempre le tuvo en el punto de mira y constantemente intentó estorbar a Reina de llevar a cabo su proyecto, por eso muchas veces tuvo que huir para salvar su vida y así poder cumplir su intento; pero este no era un intento cualquier, sino que conllevaba la cárcel, el destierro y hasta mismo la muerte.

 

Reina nunca quiso ser un rebelde a su tradición eclesiástica ni tampoco empezar un movimiento extraño y hereje; solicitó varias veces al liderazgo del Concilio de Trento que su obra fuera reconocida y aceptada, pero sus peticiones siempre fueron rechazadas.

En 1557 empezó la traducción en Londres cuando era líder de una Iglesia cuyos miembros eran españoles, italianos y holandeses; su vida fue plagada de aventuras, persecuciones, huidas y de altos riesgos, pero el extremeño nunca desistió de lo que consideraba su obra maestra: traducir la Biblia al español. En aquellos tiempos, la Biblia oficial era la Vulgata Latina, incomprensible para la gente corriente y reducida al clero que la manejaba a su antojo; un derecho del pueblo estaba siendo ignorado: lo de leer la Biblia en su propia lengua.

 

Al 24 de junio de 1569 en Suiza fueron impresos 2600 ejemplares de la Biblia en español; las autoridades eclesiásticas y civiles intentaron impedir la entrada de estas Biblias en España, pero no lograron éxito y toda España y luego las Américas tuvieron como leer la Biblia en un idioma accesible.

Según el Instituto Cervantes actualmente hay 559 millones de hispanohablantes, esta lengua “con raíces latinas, griegas, y árabes; un idioma, entonces, con toda la fuerza del siglo en que se mostró más vigoroso y rico, más creador y poético, más heroico, místico, teatral, jurídico: universal” (Germán Arciniegas, historiador colombiano); pues para los hispanohablantes desde el siglo 16 la Biblia más utilizada es la versión Reina-Valera.

 

La labor del extremeño Casiodoro de Reina fue notable y su traducción de la Biblia constituye un hecho de mucho significado tanto en el siglo 16 como durante toda la Historia; el número de personas que han descubierto las maravillas de la Palabra de Dios a través de su traducción es incontable; Reina es verdaderamente un extremeño ilustre.

 

EXTREMEÑOS ILUSTRES II

 

Justamente en el año en que Francisco Pizarro empezaba la conquista de Perú, en Fregenal de la Sierra, Badajoz, nacía Cipriano de Valera. Ya adulto, tras estudiar en Sevilla, ingresó en el Monasterio San Isidro del Campo y allí tuvo contacto con Rodrigo de Valer, vigoroso predicador de la Escritura; luego tuvo que huir de las amenazas inquisitoriales e igual que muchos otros españoles llegó a Ginebra. Acto seguido empezó a desempeñar la docencia en Cambridge y fue Maestro de Artes en la Universidad de Oxford, llegando incluso a prestar asistencia espiritual a los prisioneros capturados en la batalla contra la Armada Invencible. Era muy aferrado a la doctrina bíblico cristiana de que Jesucristo es el único mediador entre Dios y la humanidad.

 

Casiodoro de Reina tradujo la Biblia al español, lo que fue, sin lugar a dudas, la mejor traducción castellana de las Escrituras. Cipriano de Valera la revisó, en una labor llevada a cabo por dos extremeños ilustres; por eso la versión se llama Reina-Valera. El revisor extremeño llevó veinte años para concluir su empresa y en 1602 la traducción de Casiodoro de Reina estaba revisada. Concordaban Reina y Valera en que la Palabra de Dios debería estar accesible al pueblo español en su propia lengua y que todo cristiano debería disfrutar del privilegio de leerla, entenderla y difundirla. Algunos insignes españoles estuvieron familiarizados con la versión Reina-Valera, como Miguel de Unamuno, Carmen Conde, Concha Alós y Manuel Pérez Reviriego, sin mencionar los miles y miles de anónimos que se deleitaron con su lectura en algún momento de sus vidas, algo que aún sigue ocurriendo hoy.

 

Lamentablemente la versión Reina-Valera, que paradójicamente fue traducida y revisada por estos dos extremeños ilustres como fruto de su devoción a Dios, a su nación y a su lengua, tuvo que deambular en el ostracismo e ilegalidad mientras era buscada a toda costa, vista como objeto de peligro y perdición religiosa según la vigilancia de la religiosidad hispana.

 

Vivimos una época conturbada: el cinismo de la posmodernidad y la falacia del marxismo cultural nos dicen que ya no hay más valores absolutos y que los pilares que sustentaron la civilización occidental en realidad eran discursos opresores utilizados adrede por los poderosos para mantener el pueblo inculto apaciguado; la desilusión con los representantes legítimamente elegidos por el pueblo va en aumento a causa de tantos escándalos; la juventud sin esperanza y sin objetivo se profundiza en el sexo fácil y en las drogas (licitas e ilícitas); es decir, ni el presente ni el futuro están para tirar cohetes, pues justamente en un tiempo tan inquietante nos hace falta buscar algo concreto a que aferrarnos, no como un fuga de la realidad ni como un narcótico que nos mantenga en un permanente estado de sopor. Quizá sea tiempo de, con un esfuerzo, olvidar prejuicios y calumnias históricas y volver a buscar el sentido de la vida y la sabiduría en las páginas de la Sagrada Escritura. Seguro que Cipriano de Valera así querría y lo dejó claro cuando revisó en Londres en 1596 el Nuevo Testamento de Reina: “Cristiano lector, aprovechaos de este mi trabajo y rogad a Dios, juntamente conmigo, que haga misericordia a nuestros españoles que no solamente lean la Sagrada Escritura, sino que, creyéndola, vivan conforme a ella. Y sean salvos por medio de Aquel que es nuestro único y solo Salvador. Al cual, con el Padre y con el Espíritu Santo, sea honra y gloria para siempre jamás. Amén”.

 

Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, estos dos extremeños ilustres, no conquistaron naciones o imperios, pero pusieron sus talentos al servicio de Dios y así llevaron el nombre de Extremadura a todo el mundo durante todas las generaciones.

 

MIS OJOS HAN VISTO AL REY

 

Menuda movida provocó en Don Benito la visita del Rey Felipe VI por ocasión de la inauguración de la XXIX edición de AGROEXPO. Mucha gente quería ver en persona Su Majestad el Rey Don Felipe VI. Yo estaba entre ellas y mediante un pequeño esfuerzo lo he visto, por lo que ahora puedo decir: Mis ojos han visto al Rey.

 

Pero otra persona se ha quedado mucho más asombrada que yo cuando ha visto el Rey. Se trata del profeta Isaías. Transcurría el año 730 a. C en el reino de Judá (la parte sur de la moderna Israel). Isaías era un hombre relevante en su tiempo, frecuentaba el palacio del Rey y se movía con facilidad en le élite judía de su época. El Rey Usías había hecho reformas estupendas y el reino había alcanzado una prosperidad, aunque no todo estaba para soltar cohetes. Había una diferencia abismal entre los más ricos y los más pobres, y aquellos eran insensibles e indiferentes hacía estos. Había abusos, resentimientos, explotación, extorsión y desahucios. Los gobernantes de las ciudades eran corruptos y a los jueces le gustaban los sobornos, haciendo miserable e insoportable la vida de los más pobres. El imperio Asirio dominaba el mundo de la época y amenazaba la pequeña Judá con sus ejércitos de sicarios.

La espiritualidad era algo penosa. Los contemporáneos de Isaías habían abandonado el culto a Dios y se entregaron a la adoración de Baal, que era según la religiosidad popular el responsable por traer la lluvia y así propiciar buenas cosechas. Ricos y pobres, comerciantes y artesanos, hombres y mujeres se mesclaban en una liturgia que incluía “prostitución cultual”. Lo que aún había de culto a Dios estaba influenciado por una religiosidad sin vida y destituida de significado porque prevalecían los rituales mecánicos y formales, lo que empeoraba aún más el ya grotesco escenario de la vida cotidiana en la pequeña Judá del siglo VIII a. C. Y para traer más preocupación el rey Usías ha muerto dejando una interrogativa sobre quien iba ahora a ser el nuevo monarca. Una realidad llena de crisis e incertidumbres, plasmada por crisis moral, económica, espiritual y política. La situación era desesperadora: la muerte del rey Usías y el trono vacío ilustraba la falta de gobierno y la desesperanza en la política y en la religión. Si el trono se quedase vacío Asiria seguramente vendría a destrozar el reino de Judá, esclavizando su pueblo y obligándoles a pagaren pesados impuestos, trayendo aún más dificultades especialmente a los más pobres.

 

Que hacer en este momento: ¿entregarse a un pesimismo y aceptar la derrota o vestirse de un estoicismo y quedarse insensible a todo lo que le rodea? ¿Qué fue lo que hizo Isaías?

 

Pues precisamente en el momento más aterrador de Judá, Isaías es sorprendido por algo estruendoso; él declara: El año de la muerte del rey Usías, vi al Señor excelso y sublime, sentado en un trono; las orlas de su manto llenaban el templo (Isaías 6:1); es decir, el mensaje era claro: aunque el trono de Judá esté vacío, hay otro trono, mucho más significante y crucial, y la buena noticia es que este trono está permanentemente ocupado por el Rey y serafines le alababan y le adoraban. La visión fue tan fuerte que se estremecieron los umbrales de las puertas y el templo se llenó de humo. Ahí entonces Isaías se dio cuenta de la situación del pueblo y de la suya propia, y exclamó: ”Ay de mí, que estoy perdido! Soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios blasfemos, ¡y no obstante mis ojos han visto al Rey, al SEÑOR Todopoderoso”! Su reacción fue de asombro y temor; por un lado, había visto al Rey, al Señor Todopoderoso, y por otro se había percatado del extremo opuesto, la miseria del pueblo y la suya propia. Solamente cuando uno se da cuenta de la majestuosidad de Dios, se puede discernir verdaderamente como es de verdad.

 

El asombro de Isaías nos lleva a una conclusión. En estos tiempos que corren, somos testigos de cómo el ser humano se vuelve cruel con su prójimo: vemos diariamente en los noticiarios crímenes perpetrados contra menores por sus propios padres, o vemos la inhumana realidad del desahucio. Cuando miramos los gobiernos, su parálisis e inercia solo asustan más que su facilidad hacia el despilfarro. Nos llegan siempre noticias preocupantes como el incremento de las tarifas energéticas. En el escenario internacional tampoco hay motivos para celebrarlo; la progresión de la ultraderecha racista y xenófoba avanza a largos pasos en diversas partes del globo; la amenaza de los que quitan vidas en nombre de divinidades tampoco es algo del pasado. Pues no vivimos realidad muy distinta de la que vivía Isaías e igual que él solamente seremos aliviados si mirarnos hacia arriba, donde el trono está permanentemente ocupado.

 

La verdad que consoló Isaías y le dio condiciones de vivir en una realidad muy difícil es que pese la aparente vitoria de la maldad sobre la faz de la tierra, el Señor Todopoderoso continúa reinando omnipotente sobre Su trono celestial. La Historia no está descontrolada ni tampoco tambalea siguiendo las órdenes de las fuerzas ciegas y aleatorias. La Historia tiene quien la controle pues el trono de comando no está ni ocioso ni desocupado. En la Judá del siglo VIII a. C, cuando los gobernantes y el pueblo hicieron lo que les dijo el Señor Todopoderoso a través de Isaías y de otros profetas, ellos tuvieron su realidad cambiada y pudieron sacar adelante en medios de tantas turbulencias.

No sería nada mal si mirásemos hacia arriba y buscásemos en Él la solución para los males que nos afligen.

¡Yo me he quedado contento por tener visto al Rey Felipe VI, pero mi experiencia ni de lejos se compara a la de Isaías, pues Él ha visto la gloria de Jesús antes de la Encarnación!

 

 

LEER HECHOS 17.16-34

ANUNCIANDO EL EVANGELIO EN EUROPA

 

En su tercero viaje misionero (año 50 d.C) el Apóstol Pablo llega a Grecia, precisamente en Atenas, ciudad famosa por su pasado de grandeza y cuña de la democracia, además de ser la ciudad natal de Sócrates y Platón; Atenas era un centro filosófico, albergando la mayor Universidad de la época. El Evangelio había llegado en Europa hace pocos años (Hechos capítulo 16) y ahora el mensaje de Jesús es anunciado también en Atenas.

 

¿Qué es lo que podemos aprender de esta porción de la Palabra de Dios? ¿Viviendo veinte siglos después del anuncio del Evangelio en Atenas, cuales lecciones podemos coger de la Palabra de Dios para que sigamos siendo fieles a los que nos precedieron en el anuncio del Evangelio en Europa? ¿Cuáles fueran los puntos principales del mensaje predicado por Pablo en Atenas?

 

El primero punto es…

 

I)ANUNCIAR A DIOS COMO CREADOR – Hechos 17.23-28 (LEER)

Pablo iba a la plaza y en la sinagoga todos los días hasta que suscitó la curiosidad de los filósofos epicúreos y estoicos que lo llevaron al Areópago, el sitio donde acudían los que querrían traer alguna nueva enseñanza a la gente.

Los estoicos creían que la mejor manera de afrontar la vida humana era mantenerse insensible delante de las tragedias; eran fatalistas y creían en el Destino: no había cambios, apenas había que aceptar las circunstancias y mantener la máxima serenidad posible.

 

Para los epicúreos la existencia humana consistía en disfrutar del placer lo máximo posible; no había para ellos sentido objetivo y real en la vida, todo se resumía al placer y al disfrute una vez que solo había el Acaso por detrás de los acontecimientos; admitían que tras la muerte cesaba definitivamente la existencia humana, o sea, no creían en la vida tras la muerte.

 

Para esa platea y para más los que estaban allí en el Areópago, Pablo anunció a DIOS COMO CREADOR (Hechos 17.23-28); partiendo del altar al DIOS NO CONOCIDO predicó quien es Dios, cuáles son Sus normas y Leyes y que es lo que Él requiere de nosotros; se quedó claro ante los oídos de los presentes que somos responsables ante Dios y que Él tiene derechos sobre nosotros, “pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas”; así que insistió el Apóstol que debemos vivir, hablar y pensar de modo que reconozcamos la autoridad de Dios sobre nuestras vidas.

 

Confesión de Fe de Westminster

De Dios y de la Santísima Trinidad

           1.No hay sino un solo Dios, el único viviente y verdadero, quien es infinito en su ser y perfecciones; espíritu purísimo, invisible, sin cuerpo, miembros o pasiones; inmutable,  inmenso, eterno, incomprensible, todopoderoso, sabio, santo, libre, absoluto, que hace todas las cosas según el consejo de su propia voluntad, que es inmutable y justísima y para su propia gloria. También Dios es amoroso, benigno y misericordioso, paciente, abundante en bondad y verdad, perdonando toda iniquidad, transgresión y pecado, galardonador de todos los que le buscan con diligencia, y sobre todo muy justo y terrible en sus juicios, que odia todo pecado y que de ninguna manera dará por inocente al culpable.

 

El teólogo J. I. Packer dijo que “mientras no entendemos que esa es la base y el fundamento del Evangelio, los otros puntos del mensaje no serán ni convincente ni relevante”.

 

Jesús anunció: “Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” – Juan 17.3.

 

“La cosmovisión de las Escrituras no tiene inicio con Cristo y la salvación. Ella empieza con Dios y la creación. El primer artículo del Credo Apostólico enfatiza el relato de Génesis: “Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador de los cielos y de la tierra”. Es aquí donde el Cristianismo empieza. La creación es el punto de partida bíblico.” (WALSH & MIDLETON).

 

“El principio del mensaje cristiano – en realidad, el principio de la Biblia cristiana – es: “Creo Dios los cielos y la tierra”. Todo empieza a partir de ese punto. Y como una flecha tirada de un arco mal direccionado, si no entiendes ese punto, todo lo que venga después estará equivocado.” (Greg Gilbert).

 

El profeta Isaías, anunciando a Dios, así dijo: Así dice El Señor, Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios. (Isa 44:6 R60); Yo soy Señor, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, (Isa 45:5 R60).

 

En la Europa de hoy la Persona de Dios es vista de muchas maneras contrarias a la predicación de Pablo.

 

Ludwig Feuerbach: para él Dios nada más es que la proyección del ser humano delante de su debilidad y una creación de la imaginación; según él, el hombre vislumbra y reconoce su incapacidad delante de las tragedias y no pudiendo controlarlas creó la idea de un Dios todopoderoso.

 

Carlos Marx: Dios no existe y la religiosidad es un cebo de los poderosos burgueses para oprimir los explotados trabajadores con la promesa de vida eterna.

 

Federico Nietzsche: Jesús fue un pringado y un fracasado pues Su idea de perdón, compasión y misericordia es incompatible con la realidad. El hombre ideal sería el Súper-Hombre; según Nietzsche las grandes descubiertas científicas y el desarrollo de la humanidad eran señales de que ya no hacía falta creer en Dios, por eso dijo que “Dios ha muerto”.

 

Segismundo Freud: en una tribu antigua los hijos se rebelaron contra su padre opresor y se lo comieron; pasaron entonces a tener sentimiento de culpa y de ahí vino, según Freud, la idea de Dios; creer en Dios era para él sinónimo de infantilidad a rehúsa a crecer como persona.

 

Richard Dawkins: uno de los más conocidos defensores actuales de ateísmo, afirma que la creencia en Dios es una señal de anti-intelectualidad y desea borrar de la humanidad cualquier vestigio de la fe en Dios.

 

 

Los cristianos tenemos que seguir fieles a nuestros predecesores, anunciando a Dios como Creador en un entorno cargado de falacias respecto a este asunto; hay que tener osadía para decir que el desarrollo de la Teoría de la Evolución y su dios “Acaso” es un intento desesperado de fuga de la historicidad y veracidad de la Biblia; la idea de que algún proceso evolutivo conocido haya transformado un protozoario en un ser humano es meramente una hipótesis filosófica y no algo que pueda ser confirmado por experimentos o estudios de fósiles.

 

 

Estas y otras ideas sobre la Persona de Dios, ajenas a la Escritura, son creadas por hombres “que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón (Efesios 4.17,18) y “sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman” ( 1 Timoteo 1.7).

 

El cristiano Albert Molher en su Libro “La desaparición de Dios” dijo que “la cultura rechazó la visión bíblica de Dios por concluir que ella es demasiada restrictiva a la libertad humana y ofensiva las sensibilidades humanas”. El filósofo checo Vaclav Ravel afirmó que “rechazando a Dios, el ser humano perdió como que un sistema universal de coordinadas absolutas que solía usar para relacionarse con todas las cosas, incluso el mismo. Así la humanidad se ve ahora con su mundo y su personalidad fragmentadas y destrozadas en partes distintas e incoherentes”.

 

Durante siglos la fe en Dios fue el eje de cohesión de la cultura occidental; con la pérdida de este eje otras divinidades surgieron: la Naturaleza (Evolución), Estado, Mercado, e Cientificismo. El corazón humano insiste en querer hacerse dueño de si mismo y de la creación que pertenecen exclusivamente a Dios; pero la Escritura afirma que “En el principio creó Dios los cielo y la Tierra” y aún el ultimo versículo hace referencia a Dios: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén” (Ap 22.21), o sea, toda la existencia humana está sometida a la soberanía de Dios.

 

Así que hoy los que creen en Jesús como Salvador y Señor deben anunciar a Dios como Creador incluso delante de tantas enseñanzas contrarias a la Palabra de Dios. Solo así Europa volverá a ser llenada de la Palabra y del conocimiento de Dios, trayendo esperanza y renuevo tanto en las Iglesias Cristianas como en la sociedad.

 

Génesis 3.1-15: LA GRACIA DE DIOS EN MEDIO DEL PECADO HUMANO

 

Cuál es la diferencia de la fe cristiana bíblica con las religiones?

 

La gracia de Dios – Religiones son el esfuerzo propio, disciplina rígida, ejercicio de practicas como moneda de cambio para lograr el favor de la divinidad.

 

Sin embargo, la fe cristiana bíblica trae la enseñanza de que DIOS AMA AL SER HUMANO, MISMO QUE ESTE NO TENGA NINGUN MERITO DELANTE DE DIOS, PERO QUE CONTINUA SIENDO ALVO DEL AMOR Y BONDAD DE DIOS.

 

GRACIA: favor inmerecido de Dios hacia los que perdieron el derecho a Él

Popular: nada de lo que yo hecho o he dejado de hacer puede aumentar o disminuir el amor de Dios por nosotros.

Ejemplos: 1) semana estupenda                        2) semana terrible

 

Independiente de cómo ha sido nuestra semana, nuestra relación con Dios es la misma – no está definida por factores externos.

 

Génesis 3: la caída o pecado humano. Pero precisamente ahí hay signos de la gracia de Dios.

 

I)DIOS BUSCA EL SER HUMANO REBELDE – v. 9

 

Adán y Eva tenían to lo que necesitaban, pero pensaban que no tenían todo lo que querían – escucharon la voz de la serpiente, fueron engañados y desobedecieron a Dios.

Hubo consecuencias, pues Dios había dicho que si hubiera desobediencia, habría consecuencias.

¿Pero cuál fue la reacción de Dios? Ira? Odio? Rencor? Venganza?Desilusión?

Ler 09. Dios como primero misionero.

Manifestación de la gracia – DIOS QUE BUSCA AL SER HUMANO REBELDE! 2 Co 5.19

Dios: interésale reanudar relaciones perdidas en el Edén. Dios que no abandona su creación a la miseria y autodestrucción.

 

Aplicación

Jesús: Porque el Hijo del Hombre ha venido a salvar lo que se había perdido.

Juan 1.17

 

Una otra manera de veer la Gracia de Dios en medio del pecado humano es que

 

 

II) DIOS ENSEÑA SU PROVIDENCIA – vv. 07,21

 

Providencia significa preservación y gobierno de todas Sus criaturas.

 

v. 7: hojas de higuera – intento humano de cuidar de sí mismo

v. 21: pieles de animales – acción divina de cuidado y providencia

 

“Nosotros declaramos Dios como el Soberano Señor y Gobernador de todas las cosas, y aun decimos que desde el principio, según Su sabiduría, Él determinó lo que habría de hacer y ejecutar todo cuanto había deliberado, según Su poder”.

 

“La providencia de Dios, como enseñada en la Escritura, es el opuesto de la suerte – todo lo que sucede es gobernado por el consejo secreto de Dios”.

  • Romanos  11.36: Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.
  • Juan 5.17: Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.
  • Jeremías 10.23: Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.

Algunas ideas contrarias a la Providencia de Dios:

  • Epicúreos: mundo gobernado por el acaso
  • Estoicos: mundo gobernado por el destino
  • Nicolás Maquiavelo (Movimiento político moderno - El Príncipe): 50% de la vida está en las manos de la suerte o fortuna
  • Federico Nietzsche afirmó que “Dios se ha muerto” – ahora el ser humano tiene que bravamente asumir el papel de la divinidad y hacer de sí mismo dioses, tomando el control de su vida por encima del cadáver de Dios (suicidio 3 veces y murió en 1900).
  • Deísmo: Dios se alejó del mundo tras su creación

Más la Biblia nos enseña que Dios gobierna:

 

El Universo en general; sobre el mundo físico; negocios de las naciones; nacimiento y la vida del ser humano; cosas aparentemente insignificantes; cuidado de sus hijos; hecho de suplir las necesidades de su pueblo; respuestas a las oraciones; castigo de los impíos. 

 

Agustín de Hipona: todas las cosas son guardadas por la sabia, soberana y bondadosa voluntad de Dios

 

Al contrario de lo que muchos piensan, Dios no abandonó Su creación, especialmente las personas creadas a su imagen y semejanza.

 

Cuando estaba en Atenas en el primero siglo, Pablo dijo que se les anunciaba “el  Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas (Hechos 17.24,25); Dios continua a cuidar de Su creación aunque el ser humano lo dude y siga intentando destruirla.

 

Sin embargo, la mas clara providencia de Dios fue el hecho de El enviar Su Hijo Jesucristo para morir en nuestro lugar; porque cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos (Gálatas 4.4,5).

 

Ahora nos toca reconocer Su providencia y a través de un sincero arrepentimiento darnos cuenta de Su grande amor con que nos amó; por medio de Su Hijo Jesucristo, glorioso, resurrecto, coronado Rey y Señor, por fe, vivamos en gratitud y alabanza Aquel que siempre nos enseña Su providencia!

 

 

III) Dios anuncia la venida del Redentor – v.15

 

Genesis 3.15: Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

 

Serpiente: satanás

Mujer: Iglesia

Semiente de la mujer: Jesús

semiente de la serpiente: impíos

herir la cabeza: despojar y destruir

herir el calcañar: muerte en la cruz-sufrimiento

 

 

anuncio de la primera navidad: Dios promete la venida del Redentor

 

Gn 3: pérdida de la comunión; condenación; punición

Jesus: redención (quitó la deuda)

 

 

Rm 5.12, 5.15, 5.21

 

El primer Adán falló: trajo muerte, dolor, punición sobre toda la raza humana

El según y ultimo Adán trajo vida eterna y salvación

 

APLICACIÓN

 

Juan 1.17

 

Yo y el Padre somos uno

 

Hebreos 1: Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.

 

 

 

VERDADES QUE DEBEN SER CONOCIDAS

 

1) LA EXISTENCIA DE DIOS – “En El principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1.1)

Somos responsables ante Dios, que nos creó; Él tiene derechos sobre nosotros y exige nuestra adoración. Debemos vivir, hablar y pensar de manera que reconocemos La autoridad de Dios sobre nosotros. Somos hechos por El, pertenecemos a Él y dependemos de Él. Él nos creó y nos dio reglas y principios fijos para orientar nuestro relacionamiento con El; mientras El ser humano obedeció a Él, tuvo plena satisfacción y ha obtenido comunión con Dios.

 

2) EL PROBLEMA: EL SER HUMANO REBELDE – “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3.23)

Nosotros, teniendo como padres Adán y Eva, nos hemos rebelado contra Dios; desde entonces, no Le damos La honra y La gloria que El merece y exige; buscamos maneras alternativas para escapar de Él; creamos “dioses y diosas”, “señores y señoras” (ciencia, dinero, coches, sexo libre, drogas ilícitas, alcohol, religión, etc.) en una vana tentativa de ocupar el vacío dejado dentro de nosotros, visto que somos criaturas hechas para prestar adoración. Esta actitud es conocida como “pecado”: quebrar los principios y leyes de Dios / rechazar El gobierno soberano de Dios e intentar ser como Dios; así La raza humana logro sobre sí mismo La ira de Dios, tanto ahora como por la eternidad.

 

3) JESUCRISTO: LA SOLUCIÓN DE DIOS – “Esta es la palabra de fe que predicamos: Si confiesa con tu boca que Jesús es El Señor y crees en tu corazón que Dios lo levanto de entre los muertos, serás salvo” – Romanos 10.8-9

La muerte sacrificial de Jesucristo es única manera para “salvar” a los seres humanos de La ira de Dios, tanto ahora como en La eternidad. Jesucristo es El eterno Hijo de Dios, Hijo Del Hombre, Señor y Cristo; es La Palabra y La Sabiduría, El segundo y último Adán, La luz Del mundo; El tanto es El Cordero de Dios que quita El pecado Del mundo, como es El Buen pastor que ha dado su vida por sus ovejas, El único Mediador entre Dios y los hombres.

Por su muerte y resurrección, Jesucristo concede Salvación, que es El libramiento espiritual y eterno concedido por Dios a las personas que han creído en Jesucristo, mediante La Fe y El arrepentimiento.

Jesucristo no ha sido mandado por Dios hasta nosotros para:

* Crear una cultura Cristiana

* Nos dejar ricos

* Instituir una iglesia multimillonaria

* Ser nuestro “medico particular” y sanar todas las enfermedades

* Ordenar que personas de otras religiones sean muertas en su nombre

El ha sido enviado “para nos traer salvación y para llevarnos a Dios” en reconciliación (1 Pedro 3.18).

 

4) LA NECESIDAD DE UNA RESPUESTA – ¿“Que debo hacer para ser salvo”? – Hechos 16.30

Para que seamos salvos por medio de Jesucristo, es necesario haber dos actitudes:

A) ARREPENTIMIENTO: mirarnos nuestros actos pasados y darnos cuenta que ellos no han sido buenos a los ojos de Dios; entonces, tristes por habernos pecado contra El, decidimos vivir de manera diferente a partir de ahora. Todo este cambio produce El Espíritu Santo.

B) FE SALVADORA: renunciar a cualquier otro “señor o señora” y creer solamente en La persona de Jesucristo como suficiente para perdón de los pecados y traer reconciliación con Dios.

Observaciones muy importantes

* Iglesia alguna puede hacer lo que solamente Jesucristo puede hacer: traer salvación y paz con Dios

* Bautismo no produce salvación

* Participar de rituales no produce salvación

* Obras sociales no producen salvación

 

* SOLO ATRAVES DEL VERDADERO ARREPENTIMIENTO Y DE LA FE SALVADORA ÉS POSIBLE OBTENER SALVACIÓN

 

La persona que cree en Jesucristo, ahora reconciliada con Dios, vive “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”. En esta segunda y última venida, Jesucristo consumará Su redención, trayendo nuevos cielos y nueva tierra a los que creyeran en El, mientras los que no creyeron recibirán la justa punición por rechazar tan grande Salvación.

 

CONCLUSIÓN

¿Cuando usted va estar en la presencia de Dios en el día Del juicio, lo que planea decirle o hacer para que Dios te permita entrar en la nueva tierra y en los nuevos cielos? ¿Cuales buenas acciones Le va a presentar? Su asistencia a La iglesia o a la mesquita? ¿Sus fotos de bautismo? ¿Su participación semanal en rituales? ¿Sus pensamientos sin pecado? ¿O quizá Le dirá: “Bién, yo nunca le he visto antes, cómo iba a creer que Tu existe”? Dudo que se presente a Dios y le diga: “Debido a todo eso, justificame”.

 

Todo cristiano cuya Fe este solamente en Jesucristo dirá a Dios en aquel día: “Oh, Dios, no mires cualquier justicia que haya en mi propia vida; mire a Su Hijo Jesucristo – Considérame justo no por nada que yo he hecho o que haya sido, y si por causa de Jesucristo; Él vivió como yo debería tener vivido; El murió la muerte que yo merecía; renuncié a todas las demás confianzas, El es mi único apelo; justifícame, oh Dios, por Jesucristo”.

 

¿Y entonces? ¿cuál es su respuesta a la invitación de la gracia de Dios em Jesucristo? 

 

Contacto:

Iglesia Evangélica Presbiteriana en Don Benito

 

Av. de la Constitución, 58 (pasaje)
06400 Don Benito (Badajoz)